Convulsione´s Tale

Un día estábamos en el parque con Anastasia, jugando con la pelota. Llegó un momento que no paraba, no se cansaba, tuve que esconder la pelota ya que la obsesión no era normal, le dije: Ya Anastasia, se acabó el juego, hay que descansar. Se quedó sentadita cuando de repente empezó a dar vueltas como si se estuviera revolcándose en la tierra, lo único que era una bajada, así que se fue rodando para abajo. Me quede viéndola a ver qué era lo que estaba “haciendo” cuando se frena y veo que empieza a temblar de una manera nada común. Corrí como loca a agarrarla, uno de los peores momentos de mi vida, no sabía qué pasaba y no sabía qué hacer. Esperé que se le pasara, sin saber si en verdad le pararía la epilepsia que le estaba dando, -dije epilepsia sin saber, pero eran los movimientos tal cuales-. Se le pasó, y me la llevé a casa a darle agua, enseguida llamé al veterinario que lo primero que me dijo es que me tenía que calmar… Traté pero no lo lograba, cuando en medio de la llamada se me pega Anastasia a la pierna y empieza de nuevo otro episodio, creí lo peor, Héctor, mi veterinario, me dice que la lleve enseguida a emergencias, lo cual hice una vez se le pasara. En el camino, que iba sola con ella, estaba como si nada, asomada a la ventana y ladrándole a cuanto perro veía en la calle, cosa que me tranquilizó un poco. Apenas la vieron me dijeron que se veía muy bien, igualmente le hicieron exámenes, le sacaron sangre, tenía un poco de fiebre, y la hidrataron un poco, pero sin más, había que esperar los resultados. Regresamos a casa, y como si nada hubiese pasado. Los exámenes no dieron nada, ni ehrlichia (la enfermedad de la garrapata) por lo que se asumió que fue una convulsión idiopática es un tipo de epilepsia de origen predominantemente genético en la que se dan convulsiones, pero no se observan alteraciones neurológicas o lesiones estructurales en el cerebro.

Según dicen, la epilepsia idiopática es el tipo de epilepsia más habitual. Lo característico de esta condición es que no posee una causa identificable, se desconoce las causas que la originan, a diferencia de la epilepsia secundaria o sintomática. Para su tratamiento, normalmente se opta por fármacos antiepilépticos. Como mi veterinario es homeópata, me mando tratamiento con gotas naturales, y si ocurría algún episodio le diera luego que sucediera, otras gotas.

Convulsiones
Anastasia

A partir de esto, empecé a leer y a investigar mucho, tomando en cuenta todas las recomendaciones naturales que leía, y las probaba con fe porque a ciencia cierta no sabes y vas descubriendo, en el caso de Anastasia, que era lo que la alteraba. Nunca opté por los fármacos, cada vez tendrás que aumentar la dosis y no es vida para nadie, así que decidí estudiar la enfermedad y a Anastasia.

Causas de convulsiones en nuestros perros:

  • Traumas o Golpes en la cabeza
  • Tumores
  • Metabólicas
  • Infecciones
  • Congénitas
  • Intoxicación

Las fases de las convulsiones:

  • Fase pre-ictus o aura: durante esta fase el perro comenzará a mostrar signos de nerviosismo, como temblores, confusión, descoordinación, salivación en exceso, etc. A veces no pasa de esta fase. Muy pocas ocasiones, en el caso de Anastasia
  • Fase ictus: comienzo de la convulsión. El perro normalmente sufre la pérdida de su consciencia y la contracción de sus músculos, cayéndose a un costado de su cuerpo pedaleando involuntariamente. Anastasia queda tiesa y le tiembla la cabeza. Esto puede durar unos cuantos segundos o minutos. Acá puede babearse o hacerse Pipí y/o Popo
  • Fase post-ictus: última etapa de la convulsión. El perro comenzará a recuperarse, aún puede mostrarse desorientado, confundido, alterado, temblando y con ceguera temporal. Estos síntomas pueden durar minutos.

Qué debemos hacer cuando convulsionan:

  • Mantener la calma, aunque es difícil, es lo que le transmites al perro
  • Colocarlo en un sitio que no se pegue, ideal en el suelo con algún almohadón, nada que le de calor y que no tenga ningún objeto cerca. Yo no la pongo en el suelo, me siento yo en el suelo; la agarró y la abrazo, sin importar que se babee o se le escape algo por accidente, en mi caso no ocurre, pura baba. No puedo evitar abrazarla hasta que se le pase. (ningún veterinario te dirá que es lo mejor, sino que la dejes en el suelo hasta que le pase, pero yo no puedo y siento que se le pasa más rápido sintiéndome a mí  )
  • No trates de darle agua o comida durante el ataque, y tampoco medicamentos
  • Llama al veterinario si es la primera vez, sino ya sabrás como actuar…
  • Que no se le acerquen niños u otros animales, ya que en ese momento ellos no están en sí, no escuchan (aunque yo creo que sí), así que al reaccionar pueden hacerlo de manera agresiva por miedo, ya que no saben que les ha ocurrido. Evita luces fuertes en el momento y no grites por supuesto.
  • Toma en tiempo así comparas las duraciones de cada episodio
  • Luego que se le pase, deja que se recupere del todo solito y ofrécele agua. Seguramente no quiera. Yo le doy un poquito de miel, algo que leí que le ayuda a recuperarse un poco más rápido. También Aloe Vera puede ser. Lo más seguro que quiera acostarse ya que quedan agotados, jadean un poco y se dormirán un rato.

Estudiando las actitudes de Anastasia, resulta que cada vez que le daba una convulsión era producto de alguna situación de estrés, de cambios, de algo diferente que haya ocurrido horas o días anteriores. Al principio creíamos que era casualidad, hasta que nos dimos cuenta de que no era para nada casualidad, siempre era la consecuencia de algo, así que empecé a tener más cuidado, sobre todo a la hora de jugar, solo un ratito, se descansa y después jugamos un ratito más, que no llegue a la excitación total porque es seguro que viene un episodio, -la cosa mala, la llamo yo-

Ya no la saco a pasear con la correa atada al collar, sino que compré una pechera, ya que por la raza de Anastasia tienen mucho a tirar de la correa y eso hace que se “ahorque”, provocando ahogamiento y cortando el oxígeno que llega al cerebro cada vez que jale la correa. También estoy pendiente de que duerma bien y sus horas necesarias, la falta de sueño puede ser una causa que le dé una convulsión.

Hay distintos tipos de convulsiones, y cada una tiene su tratamiento, Gracias a Dios, la de Anastasia es la más suave y no tan seguidas. Para cualquiera es muy estresante, ya que no sabemos cómo reaccionar, aunque ya tenemos años en esto, me se controlar, pero los nervios siempre están presentes, -no hay nada que hacer-

“Un perro mueve la cola con el corazón”.-Martín Buxbaum.

 

Leave a Reply