Pipi & Popo´s Tales

Una de las primeras cosas que averigüé y aprendí, es como enseñarle a ir al “baño” a Anastasia, ya que vivía en un apartamento, y durante los 2 primeros años la lleve a la oficina, así que tenía que aprender rápido antes de hacer cualquier papelón. -Aunque no me salve de los papelones, pero fueron pocos-

La edad ideal es recién llegue el cachorro a la casa, aunque para aprender comandos, órdenes o trucos, no hay edad, cuando son más grandes puede que cueste más; sobre todo el baño que es un hábito que aprenden desde pequeños. Ten siempre presente que a partir de los 7 meses de edad es que tendrá un cierto control sobre su función de ir al “baño”

En un cuarto que tenía disponible, le delimité un espacio con periódico, lejos de donde dormía y a cada rato la llevaba al sitio, cuando se despertaba, después de comer o de jugar. Ahí esperaba hasta que ocurriera el hecho. A penas empezaba hacer pipí, le repetía la palabra: pipí, pipí, pipí… y cuando era popo, lo mismo. Una vez que terminaba, la felicitaba como si se hubiese graduado en la Nasa, jaja, así es que funciona, lo entiende como algo muy bueno que hacen para recibir cariño y halagos. Muchas veces, muchas, no lo hizo en el lugar adecuado, en esos casos no se le castiga, con un simple NO, fuerte y seco basta, y enseguida llevarlo a donde SÍ se puede y debe, y decirlo con un tono suave y cariñoso. Ellos entienden perfectamente la entonación de las palabras, por eso es por lo que se le debe dar la entonación adecuada para que no haya confusiones.

Pipi popo
Anastasia -4 meses-

A veces la agarraba en mitad del proceso, la levantaba y la llevaba corriendo a los periódicos, y ahí terminaba, mientras yo repetía las palabras según el caso, y luego la felicitaba.

Al poco tiempo entendió y aprendió a ir sola, sin ningún problema ni accidentes de por medio. Una vez me paso que dije en voz alta: ¿Tu como que no has hecho pipi?… que creen que ocurrió?, pues sí, me miró y enseguida se hizo pipi en el puff donde estaba, en la ¡oficina!! Por eso hay que tener cuidado con lo que se dice mientras se enseña, se recomienda usar palabras en otro idioma que no es nuestra lengua natal para que no ocurra este tipo de situaciones. -Cosa que aprendí después, obviamente, aunque hasta el sol de hoy siguen siendo las mismas palabras-

Un cachorro, si no es supervisado, hará sus necesidades en cualquier parte de una casa. Y si es vigilado y acosado en exceso, puede volverse demasiado ansioso. Por supuesto, que existe un término medio, unas cuantas semanas de esfuerzo harán que tu perrito aprenda a hacer sus necesidades en los lugares indicados.

Pipi popo
Anastasia – Aprendiendo siempre –
Estos son los “trucos” para enseñarlo a ir al “baño”:
  1. Lugar delimitado para el “baño”
  2. Elogios claros
  3. Hábitos de horarios
  4. Vigilarlo

“Tener un animal en tu vida te hace un mejor humano”. Rachel Ray.

 

Leave a Reply